El Proyecto Integridad de TI-España está financiado por Siemens Integrity Initiative
Top

Guía para evaluar el “compliance”

ydhrt

Guía para evaluar el “compliance”

Publicado el 21/07/2017 en la revista mensual Buen Gobierno y RSC de El Economista, escrito por Pedro del Rosal.

 

Transparencia Internacional pone a disposición de las empresas una herramienta gratuita a través de la cual podrán medir la calidad de sus sistemas de cumplimiento y prevención de delitos y la corrupción. El informe de autodiagnóstico será un instrumento para dar confianza a inversores y consumidores.

 

Transparencia Internacional (TI) ha presentado su Guía Práctica de Autodiagnóstico y Reporting en cumplimiento normativo, buen gobierno corporativo y prevención de la corrupción (Ver Guía), una herramienta con la que las empresas podrán evaluar la calidad de sus sistemas de compliance, así como sus estándares de transparencia, integridad y buenas prácticas.

 

El documento, que puede descargarse gratuitamente desde la web del Proyecto Integridad -www.integridad.org.es-, contiene más de 270 ítems a través de los cuales la organización puede examinar sus políticas en cuatro áreas clave: el cumplimiento normativo, el gobierno corporativo, la prevención de la corrupción y el reporting público país por país. Tras el verano, la ONG confía en poder sacar una app que agilice la evaluación y que, además, permita crear automáticamente el informe de autodiagnóstico, que permitirá a la organización trasladar a sus socios, inversores o consumidores su compromiso con la cultura de la integridad.

 

El destinatario principal de la Guía son empresas españolas cotizadas por su carácter “relativamente homogéneo en cuanto a su perfil empresarial, fruto de su capitalización bursátil y de su similar volumen de facturación y de negocios, así como su representativa presencia internacional, su número semejante de trabajadores y, finalmente, análogas obligaciones” en las materias analizadas. No obstante, su utilización también puede resultar valiosa para las empresas no cotizadas, así como las pequeñas y medianas.

 

“Es un primer punto de partida para que las empresas puedan fortalecer estas áreas y, además, mantener una comunicación veraz, eficiente y útil con sus grupos de interés, creando una verdadera confianza entre las partes”, subraya David Martínez, investigador del Proyecto Integridad de TI-España y coautor de la guía. “En Estados Unidos impera la idea de que ‘todo lo que se mide, mejora y lo que no se mide no mejora’. En España, sin embargo, no medimos. Somos más de decir ‘más o menos’”, asevera, por su parte, Antonio Garrigues Walker, presidente de la fundación Garrigues y fundador de TI-España.

 

La disposición 9.1.6 de la UNE 19601 -sobre certificación de los sistemas de gestión del compliance – establece que las organizaciones deben desarrollar un conjunto de indicadores medibles para evaluar sus sistemas de cumplimento. Y, precisamente, a esa necesidad responde la Guía. Dentro de las cuatro áreas evaluadas, se establecen tres niveles de cumplimiento: moderado, medio y máximo. Los parámetros evaluados corresponden a exigencias legales, indicadores de cumplimiento voluntario -cuyo origen se encuentra en el soft-law– y recomendaciones de Transparencia Internacional.

 

Según los autores de la herramienta, la clasificación obtenida permitirá a la empresa dos grandes avances. Por un lado, le dará un conocimiento “claro y preciso” sobre la calidad de su nivel de prevención de la corrupción, compliance y buen gobierno corporativo. Por otro, alimenta la autoevaluación y permite hacer patentes sus avances y progresos.

 

“Va a potenciar la creación de valor a las empresas a través de la protección de la competencia leal, los inversores y los consumidores”, incide Silvina Bacigalupo, catedrática de Derecho Penal y coautora del manual. La Guía, no obstante, no es equiparable ni sustituye a un programa de compliance ni puede tener la consideración de un examen de idoneidad. Más bien se trata de una herramienta cualificada de autoevaluación y reporting.

 

Ver artículo completo.

No hay comentarios